MORAIRA, LA HABITACIÓN DE LA ESCALERA

Otro nombre para otra habitación: Moraira. Moraira era la dulce y hermosa hija del Bey de Berbería, comprometida desde su infancia al hijo del Rey de Murcia, Calpe Ben Ifach.

Llegados a la edad matrimonial, Moraira salió de las playas de Argel con destino a la costa levantina, residencia de su prometido, que a su vez salía a su encuentro en la isla de Tabarca.
Una tormenta perfecta destruyó ambas armadas y los restos del naufragio quedaron en la orilla, separados, aunque próximos. Con el tiempo la cabeza de él se petrificó convirtiéndose en el peñón de Ifach y la añoranza de la niña se fue fosilizando hasta transformarse en la suave playa de Moraira.
Ambos están separados, pero unidos por el mismo paisaje que los fusiona en el horizonte de levante para toda la eternidad.

1 Comentario

  1. Miguel y Alvaro 20 agosto, 2009 Responder

    qué bonitas las historias que explicas Maribel!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>